junio 13, 2024

Fue la obra de ingeniería más importante del siglo XX. Fue marchado en 1914 conectado para cebar el Océano Atlántico y el Pacífico, permitiendo que el tráfico marítimo supere los más de 20.000 kilómetros en América. El canal de Panamá para absorber en la actualidad el 6% del comercio mundial, pero atravesando una de las peores crisis de su historia: la falta de agua ha obligado a sus autoridades a restringir el número de buques que lo usan.

Para escuchar cómo afecta la sequía al canal, debe comprender primero su estructura y la geografía del entorno. A diferencia del Canal de Suez, que un mar Mediterráneo con el Mar Rojo y es enteramente navegable, el de Panamá cuenta con 5 conjuntos de esclusas que salvan los 25 metros de elevación que cruza la obra debido al entorno montañoso donde se asiático.

Sistema de Exclusión del Canal de Panamá

Es este intrincado sistema de ‘ascensores barco’ ideado por los ingenieros de principios de siglo lo que hace especialmente sensible a la falta de agua al canal. Por cada barco que lo cruza, éste pierde un volumen de 200.000 metros cúbicos de agua. O, lo que es lo mismo, un cubo de sesenta metros de ancho, largo y alto. Esto ocurre porque el sistema, de 80 kilómetros de corrido, se nutre enteramente del agua del Lago Gatún y el Miraflores, y se pierde en el océano cada vez que se abren las esclusas.

Adicción al agua

La dependencia del nivel de ambos lagos (construido artificialmente para el Canal), limita ennormemente el uso de la infraestructura en tiempos de sequía, viéndose obligado el transporte marítimo a cargar más peso en el mismo barco, debido a las restricciones impuestas por las autoridades panameñas.

El canal lleva luchando contra la escasez de suministro de agua desde hace decadadas, pero la situación empeoró en 2016 cuando reformó para expandirlo y permitir el paso de barcos mucho más grandes. Tres años después, en 2019, la estructura perdió el más bajo de agua de los últimos 20 años: tres mil millones de metros cúbicos (muy por debajo de los 5250 millones necesarios para operar). Esto ocurrió porque las precipitaciones cayeron entre febrero y abril un 50 por ciento respecto a la media anual en la zona, según Análisis de Everstream.

El Canal de Panamá, víctima de una fuerte secuela

efa

De todos modos, la situación no ha hecho más que empeorar desde entonces. Las autoridades del canal prevén que el nivel de agua en el lago Gatún, el más grande de los dos, alcance mínimos históricos este mes de julio, lo que ordenará en gran medida la cantidad de carga que pueden transportar los barcos. Y, dado que gran parte de ellos transporta gas licuado de petróleo, graneles secos y gas natural licuado, cualquier cuello de botella afectará a la industria energética de EE.UU. y su economía.

Restricciones de canales

Las medidas restrictivas se han activado ya desde este jueves con la prohibición de buques que superen los 13,6 metros de calado (profundidad a la que el barco se hunde bajo el agua). Este límite se reducirá a 13,4 metros y 30 de mayo y, así que debido a un cambio menor, las autoridades estiman que algunos portacontenedores se verán obligados a déprenderse del 40% del flete. Hasta ahora, la restricción máxima (impuesta en 2019) es de 13,1 metros desde calado.

Esto ha provocado, según el medio financiero ‘Bloomberg’, que al menos cuatro empresas de transporte marítimo hayan anunciado ya tarifas extraordinarias de entre 300 y $500 por contenedor a partir del 1 de junio. También las medidas restrictivas derivarán en retrasos que implicarán necesitar más barcos por mover la misma cantidad de mercancías. Según cálculos nathan stranggerente de carga marítima de Flexport Inc. esto podría costarles a los importadores y minoristas que utilizan la infraestructura 1.500 dólares extra por contenedor.

Ver Más noticias…