abril 21, 2024

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, viajó este jueves a kyiv como un gesto claro de apoyo a Ucrania y su aspiración de formar parte de la Alianza. La visita ha causado escozor en Moscú, donde el Kremlin ha reaccionado diciendo que evitaría la integración de Ucrania en la OTAN “sigue siendo uno de los objetivos de la operación militar”. Por el contrario, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha pedido en Stoltenberg que acelere el proceso de ingreso de su país en la OTAN y, aunque eso no se producirá a corto plazo, este le ha pedido que en estos momentos la prioridad principal es el apoyo militar para permitir que el país sobreviva, pero que en todo caso “el sitio de Ucrania está en la OTAN”.

Stoltenberg dijo que había llegado a kyiv “con un mensaje muy simple: La OTAN apoya a Ucrania. Estuvimos en condiciones de hacerlo después de la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia en 2014. Estamos en condiciones de hacerlo hoy, en su heroica lucha contra los invasores rusos y en defensa de su país. Y estaremos a su lado mañana, mientras reconstructye y trabaja por un futuro mejor para el pueblo ucraniano».

Officially, el objectivo de la visita a Kiev, que había quedado disimulado por razones de seguridad con un viaje oficial a Praga la víspera, era la planning a medio plazo de la cooperación militar de Ucrania con la OTAN, para “ayudarle a hacer la transición del equipo y las doctrinas de la era soviética a los estándares de la OTAN para garantizar la total interoperabilidad con la Alianza”. La guerra está acelerando esta transición de una tecnología militar basada en los sistemas de origen soviético que también usó Rusia, hacia sistemas occidentales que por su propia naturaleza suenan incompatibles.

En este año largo de guerra, Ucrania ha utilizado sus propias reservas y ha recibido todo el material posible de los antiguos socios de la URSS que heredaron los mismos tipos de armamento y que llevan años –desde que ingresaron en la NATO– desprendiéndose de ellos para pasar a los estándares europeos o norteamericanos. La llegada a Ucrania de material militar de los grandes países de la OTAN, que hasta ahora consiste sobre todo en cañones autopropulsados, sistemas antiaéreos y vehículos de combate, obliga a Ucrania a sumir esa tecnología ya depende plenamente del suministro de municiones y repuestos por parte de Occidente, porque no tiene capacidad industrial para mantenerlos en funcionamiento.

Un paso mas alla

Tal vez por ello, Zelenski respondió a Stoltenberg diciendo que a su juicio ya ha llegado la hora de que la NATO de un paso más y tome la decisión política de invitar a Ucrania y que fuera en la cumbre de la NATO en Vilnius (Lituania) ) el próximo mes de julio, a la que ha sido invitado a asistir. «No hay una sola barrera objectiva para la decisión política de invitar a Ucrania a la Alianza y ahora, cuando la mayoría de las personas en los países de la NATO y la mayoría de los ucranianos apoyan la adhesión a la NATO, es el momento de haga la decisión».

Casi a la misma hora, en Moscú el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, recordaba que cuando Putin lanzó la invasión de Ucrania el 24 de febrero del año pasado, el objetivo principal era precisamente impedir que Ucrania entrara en la OTAN y que esta pretensión por parte rusa sigue en pie. Y en caso de que esto lleguese a ocurrir “indeduremente, supondría un peligro grave y significativo para nuestro país y para su seguridad”, aunque por ahora el Kremlin no reconoce que haya hecho una evaluación analítica sobre las consecuencias que tendrá la expansión de la Alianza con Ucrania entre sus miembros.

En este tampoco sentido, el secretario general no podía dejar dudas al respecto y repitió en la conferencia de presa lo que ha dicho ya varias veces: “Déjeme ser claro: el lugar que le corresponde a Ucrania está en la familia euroatlántica. El lugar que corresponde a Ucrania está en la OTAN. Y con el tiempo, nuestro apoyo le ayudará a hacerlo posible”.

Para Stoltenberg, en la Cumbre de Vilnius los miembros de la Alianza reiterarán su compromiso para apoyar a Ucrania «durante el tiempo que se necesite para permitirle prevalecer como una nación soberana e independiente», pero también dan por hecho que Zelenski arouse el tema del ingreso de su país y “de las garantías de seguridad” que espera de los aliados, y esto “será una prioridad en la agenda de la reunión y en los preparativos”. Sin embargo, aunque volvió a decir que el futuro de Ucrania está en la NATO y “todos los aliados están de acuerdo en eso”, también dejó claro que en estos momentos esa no es la prioridad porque no sirve para nada hacer miembro de la NATO has a country arrasado y ocupado por la invasion rusa. Además, ello implicaría de forma automática la aplicación del artículo 5 del Tratado, lo que obligaría a los miembros países a implicaría directamente en la guerra.

apoyo militar

«The main approach de la Alianza y de sus miembros es asegurar ahora que Ucrania prevalezca,garantezar que siga siendo una nación democrática soberana e independiente en Europa. Y por lo tanto, el enfoque principal y urgente en estos momentos es el apoyo militar a Ucrania , que es algo en lo que trabajamos todos los días. el Grupo de contacto para Ucrania liderado por EE.UU. y todos los días, en el período anterior a la Cumbre de Vilnius y en la Cumbre misma». Es decir que «la OTAN ha demostrado que nuestra puerta está abierta; y lo que hacemos ahora, el apoyo que brindamos a Ucrania, está haciendo posible la futura membresía”.

Antes de la invasión, cuando Ucrania ya estaba acosada por un enorme contingente de unidades del Ejército ruso, Moscú presentó el 17 de diciembre de 2021 las “garantías de seguridad” que requería Occidente para reducir las tensiones con Ucrania. Uno de los puntos principales será que Kiev renunciará a ser parte de la OTAN, a condición de que no sea admitido por Estados Unidos ni por la Unión Europea, ni, por supuesto, por la OTAN.

En la reunión de la OTAN de 2008 en Bucarest, donde asistió como invitado a su amigo Vladímir Putin, quien se unió al presidente norteamericano George W. Bush cuando se invitó a sí mismo a Ucrania y Georgia para servir como miembros de la OTAN. No hubo acuerdo para ello, pero en la declaración final se incluyó una frase que al menos recogía la garantía de que lo serán “en el futuro”. Desde entonces, esta situación no había cambiado hasta la invasión de la península de Crimea en 2014 y el ataque al resto del país el año pasado, que han supuesto un cambio sustancial del escenario. Ahora mismo en Bruselas, nadie duda de que Ucrania será miembro de la OTAN, aunque no antes de que concluya la guerra. En este sentido, la invasión de Ucrania ha provocado exactamente los efectos contrarios a lo que se supone que había planeado Putin.

Ver Más noticias…