julio 15, 2024

La vida te da sorpresas. No por mucho repetirla, esta sentencia se vuelve falsa. El gran Rubén Blades la hizo canción. Y en Inglaterra, una chica vivió su propia experiencia de esa máxima universal.

La chica se llama Faye White y es de Braintree, Essex; y a sus jóvenes 19 años se topó con una situación increíble que la dejó shockeada y confundida.

La historia empieza una mañana que Faye se despierta sintiendo un fuerte «tirón» en sus ovarios y se dirige al baño. Y entonces, el golpe: lo que vio la chica fue un pie saliendo de su cuerpo.

Sin quererlo ni siquiera saberlo ni siquiera sospechado, Faye estaba dando a luz.

Faye dio a luz sin saber que estaba embarazada.

White, que ya es madre de un niño, le contó a Kennedy News que supo que daría a luz una vez que comenzaron las contracciones.

«Estaba en estado de shock total y muy confundida”, sostuvo; y agregó que llamó frenéticamente a su suegra para que la llevara al hospital.

“Fui al baño porque sentí una presión muy fuerte y algo salía. Regresé a mi habitación y resultó que era su pie. Terminé llamando a una ambulancia”, recordó.

Muchas ganas de salir

“Literalmente se había caído. Estaba en pleno trabajo de parto. Desde el momento en que rompí aguas hasta tenerla pasaron dos horas, fue muy rápido”, añadió.

La chica fue trasladada de urgencia a un lugar donde se suponía que un helicóptero la recogería y la llevaría a un hospital cercano.

La beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilosLa beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilos

Pero su bebé llegó antes de lo esperado, en la parte trasera de una ambulancia junto a un campo de fútbol.

Tuve que dar a luz de nalgas”, dijo White, quien tuvo que conformarse con el oxígeno y el gas de óxido nitroso en la ambulancia, una variedad más débil que la que se proporciona en el hospital. «Estaba rogando por morfina la mayor parte del tiempo».

Y así nació la beba a quien llamaron Luna-Grace Behrens y a la que no dudan en llamar milagrosa.

Una verdadera sorpresa

La chica, que está en pareja desde hace cuatro años con un chico de 21 años, Aidan Behrens. Juntos ya tienen a un hijo de 2 años, llamado Brody-Chase.

Faye confesó que con su novio no utilizaban ningún método anticonceptivo por lo que un embarazo «no hubiera sido una sorpresa».

La beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilosLa beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilos

Lo que sí la dejó atónita fue tener otra niña sin siquiera saber que había estado embarazada. “La vida era muy normal hasta que una mañana me desperté y un pie se asomó desde adentro de mi cuerpo”, dijo.

“Me hice unas seis pruebas de embarazo durante los nueve meses y todas fueron negativas”, dijo la chica.

Los hermanos.Los hermanos.

White explicó que su ciclo menstrual había sido normal antes del parto y no tenía panza visible. Reconoció síntomas de reflujo ácido leve, que es común durante el embarazo, pero no generó ninguna señal de alerta.

No la buscó pero su llegada es un «milagro»

La chica contó que ella había tomado la decisión de no tener más hijos, sin embargo la llegada inesperada de la bebé la llenó de alegría.

Dijo que su instinto maternal «se activó» en cuanto entendió lo que pasaba. “Desde el momento en que supe que vendría, supe lo que estaba pasando y pensé: ‘Está bien, ese es nuestro hijo’. Estaba pensando en ella. Sólo quería verla y asegurarme de que está bien”.

La beba, que nació a las 37 semanas de gestación y pesó 2,700 kilos, fue llevada a la unidad de cuidados intensivos neonatales del Hospital Broomfield debido a complicaciones en el parto, que la dejó con una encefalopatía hipóxica-isquémica (EHI) leve.

La familia ahora está completa.La familia ahora está completa.

«Es difícil saber cómo la afectará eso, puede desarrollarse más adelante», dijo White.

White, y la beba, volvieron a su casa 10 días después. Sus amigos la ayudaron a abastecer su casa con artículos para su hija y en el hospital le regalaron pañales.

“Todo fue muy fácil al principio. Tienes uno y la vida es una locura porque no estás acostumbrada a tener hijos, tienes dos y no es tan diferente”, aseguró.

Ella cree que el nacimiento sorpresa de su bebé es un milagro. “Ella desafió las probabilidades. Lo que ella ha pasado, lo está haciendo brillantemente. Ahora no puedo imaginar la vida sin ella. Me gusta mi vida agitada y ella definitivamente la mantiene agitada”.

La beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilosLa beba nació a las 37 semana y pesó 2.700 kilos

Eso sí, la chica ahora sí reafirmó su decisión de no tener más hijos.

“Estaba en la parte trasera de la ambulancia pidiéndoles que me sacaran el útero. Terminé. Actualmente me estoy haciendo un análisis de sangre para tomar anticonceptivos”, cerró.

Ver Más noticias…