julio 15, 2024

Las ronchas aparecen de un momento a otro. Pican, molestan. Pasan los días y no se van. Y así, la vida de las personas con urticaria crónica (UC) se afectada en todos sus aspectos: trabajar, ir al colegio, hacer actividad física, hasta descansar se vuelve complejo.

La urticaria es la aparición repentina de ronchas que pican (elevaciones rojas o rosadas de la piel) en cualquier parte del cuerpo y que pueden acompañarse de angioedema (hinchazón), sobre todo alrededor de los ojos, las mejillas o los labios. Las lesiones desaparecen habitualmente en menos de 24 horas.

Pero en las personas con urticaria crónica eso no ocurre. El brote se mantiene. Y con él, todas las molestias asociadas.

Se considera que una persona tiene UC cuando los síntomas (las ronchas y el angioedema) aparecen y desaparecen, a diario (o casi), durante más de seis semanas, como resultado de estímulos inmunológicos o no inmunológicos que desencadenan la liberación de histamina y otras sustancias.

En esos casos, el diagnóstico correcto es clave para un manejo adecuado y personalizado, lo que favorece un impacto menor en la calidad de vida. Por eso, «acceso a la atención» fue el lema elegido este año para el día mundial de la enfermedad, que se conmemoró ayer, 1 de octubre.

«Las urticarias en general son muy frecuentes. Hasta un 20% de la población puede tenerlas en algún momento de la vida. Las crónicas son más frecuentes en adultos alrededor de la cuarta década de vida, principalmente en mujeres. También pueden observarse en niños, con menor frecuencia y sin diferencias entre sexos», precisó en diálogo con Clarín Claudio Parisi, jefe de la Sección de Alergia Pediátrica y de Adultos del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Se estima que la urticaria crónica afecta a entre el 0,5% y el 1% de la población a nivel global. «Es una enfermedad angustiante», manifestó el médico.

—¿En qué se diferencia la urticaria de una manifestación dermatológica causada por una alergia?

—La urticaria puede ser un síntoma o manifestación de una alergia. Generalmente cuando es así, se produce inmediatamente después del contacto con el alergeno (la sustancia que produce la alergia), en minutos o pocas horas, y suele ir acompañada de síntomas que afectan otros órganos como dificultad para respirar, disminución de la tensión arterial, taquicardia, cólicos, vómitos, etc. La reacción dura generalmente unas horas y luego con tratamiento adecuado y evitando al alergeno desaparece, pudiendo reaparecer ante un nuevo contacto.

Pero cuando la urticaria dura más de 6 semanas y no hay factores claros que la produzcan, se llama urticaria crónica, que rara vez es alérgica y es de causa autoinmunológica.

A su vez, la urticaria crónica puede dividirse en espontánea, cuando no hay estímulos externos que la produzcan; e inducible, cuando existen estos estímulos que pueden ser el frío, el calor, la luz solar, la presión o vibración, frotar la piel, por ejemplo. Una misma persona puede tener urticaria espontánea e inducibles.

—¿A simple vista una persona puede identificar que se trata de urticaria? ¿Se puede confundir con otras afecciones?

—Sí, a simple vista una persona puede identificar una urticaria por la presencia de ronchas, que muchas veces se asocian erróneamente a alergias o picaduras.

La urticaria crónica se diferencia por su duración y la falta de una causa clara.

—¿Qué rol juega la histamina?

—La histamina es la sustancia que produce en estos casos las ronchas y la hinchazón, por eso los antihistamínicos son el tratamiento principal para la mayoría de los casos, al igual que sucede con las alergias.

—¿Cómo se diagnostica la urticaria crónica?

—Se diagnostica por los síntomas y la historia clínica y no requiere en general muchos estudios, aunque sí médicos o equipos interdisciplinarios que acompañen al paciente.

La urticaria se considera crónica cuando dura más de un mes y medio. Foto Shutterstock.

—¿Cómo es el tratamiento?

—El tratamiento se basa en el uso de antihistamínicos para la mayoría de los casos. Dentro de estos, actualmente contamos con tratamientos modernos con efectos más amplios, como la rupatadina. Se desaconsejan el uso de los antihistamínicos que dan sueño o de primera generación.

Y para casos más graves existen además otros tipos de medicamentos que actúan sobre los mecanismos autoinmunológicos. Es importante que el equipo médico acompañe al paciente y ajuste el tratamiento para evitar el impacto negativo de la enfermedad. No hay fármacos  que  curen la enfermedad.

—¿La urticaria crónica puede provocar casos graves?

—Sí, pero no porque ponga en riesgo la vida, sino la calidad de vida: afecta el trabajo, la escolaridad, la imagen corporal, el sueño, la vida de relación con los pares o la pareja.

—¿Hay condiciones que pueden empeorarla?

—Sí. Las situaciones de estrés, cuadros infecciosos, ingerir alimentos picantes o muy calientes, o la toma de analgésicos (como el ibuprofeno, la dipirona), entre otros factores, pueden favorecer el empeoramiento de la urticaria en algunos pacientes.

Afecta la calidad de vida. Foto Shutterstock.Afecta la calidad de vida. Foto Shutterstock.

—Y más allá del tratamiento farmacológico ¿hay medidas que puedan favorecer el control?

—Como la urticaria crónica tiene un impacto muy negativo en la calidad de vida, es importante ajustar el tratamiento médico de acuerdo a la gravedad de la enfermedad y evitar los elementos que la empeoren siempre que sea posible.

Muchas veces se requiere tratamiento psicológico ya que la enfermedad, si bien suele autolimitarse, puede durar varios años. La app gratuita Cruse Control ayuda al paciente y al médico a entender la gravedad y el control de los síntomas para ajustar el tratamiento.

Una app para pacientes

Cruse Control fue desarrollada por alergólogos y dermatólogos que forman parte de una red internacional de consultorios especializados en urticaria (UCARE), con la colaboración de la Sección Alergia del Hospital Italiano.

«El lanzamiento de esta app gratuita tiene como objetivo que los pacientes tengan una herramienta que les permita tomar el control de la urticaria crónica, registrando sus síntomas y generando un impacto positivo en su calidad de vida», sostiene un comunicado del Hospital Italiano.

E informa que «quienes se registren y la utilicen podrán tener una comunicación con el médico tratante y de esta manera darle seguimiento a la respuesta al tratamiento, permitiendo el manejo efectivo y personalizado de la enfermedad».

Consejos prácticos

La Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC), que impulsa el Día Mundial de la Urticaria Crónica, comparte unos consejos básicos que pueden ayudar a prevenir los brotes.

  • Aunque la alimentación no es la causante de la urticaria crónica, en el caso de que haya relación directa entre un alimento y el empeoramiento de las lesiones, este se debe evitar hasta completar el estudio alergológico.
  • Evitar la exposición a sustancias que provoquen una reacción alérgica (medicamentos, algunos alimentos, pelo de gato, polvo, etc.).
  • Evitar las duchas o baños calientes después de haber tenido un episodio, ya que pueden provocar que reaparezca.
  • Mantener la piel hidratada y usar ropa amplia también puede ayudar .
  • Evitar el estrés ya que puede empeorar los brotes de urticaria, aunque no es la causa.
  • Estímulos físicos como el frío, el calor, la presión o el rascado pueden empeorar la urticaria crónica.
  • Apoyo social. Las asociaciones de pacientes suelen ser de gran apoyo ya que ofrecen asesoramiento e información y en la que participan personas y/o familiares afectados de urticaria crónica.
  • Tener urticaria crónica no significa que debas encerrarte. Al contrario, podés llevar una vida normal, disfrutando vacaciones de verano al aire libre, siempre y cuando tomes las debidas precauciones. No está de más que, antes de salir, hagas una visita a tu médico. Comentale cuáles son tus planes, qué dudas tenés y seguí todas sus recomendaciones

➪ ¿Tenés alguna duda sobre salud y bienestar que te gustaría que abordemos en notas de la sección? Entrá al Centro de Ayuda de Clarín haciendo click acá, ingresá a Mensaje a la redacción y luego a Preguntas a Buena Vida. Escribinos tu consulta y enviá. ¡Listo!​