abril 21, 2024

Tras una sanción sin precedentes para un expresidente de la República, pronunciada en primera instancia y luego fallida en apelación, Nicolas Sarkozy promete defenderse ante el Tribunal de Casación y ante la opinión pública. Al día siguiente de su condena a tres años de prisión, uno de ellos bajo brazalete electrónico, por corrupción y tráfico de influencias en el asunto de las escuchas telefónicas, el exjefe de Estado habló el jueves 18 de mayo para denunciar «lucha política» de “ciertos magistrados”, a quien acusa de haber burlado “los principios esenciales de nuestra democracia” con el objetivo de condenarlo.

«Inmediatamente supe que sería una lucha a largo plazo para ganar, no solo mi causa, sino los principios esenciales de nuestra democracia que han sido pisoteados»reacciona Nicolas Sarkozy en una entrevista concedida En Figarocreyendo que hijo “derecho a la justicia imparcial” no fue respetado.

El expresidente reprochó en particular a la presidenta del tribunal de apelación que lo condenó, Sophie Clément, por no haberse deportado cuando tenía «cuestionado públicamente» por el pasado. “El presidente de la cámara que me condenó me atacó por mi nombre en 2009 en un artículo en el Mundo. ¿No debería haberse marchado en lugar de juzgar a un hombre al que había implicado públicamente con tanta vehemencia? »él dice.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Nicolas Sarkozy vuelve a ser condenado en apelación por el caso de las escuchas telefónicas

El 14 de enero de 2009, Sophie Clément era juez de instrucción en el centro financiero. Luego apareció en El mundo criticar, no a Nicolás Sarkozy, sino el contenido de la reforma de la justicia que acababa de anunciar el Jefe de Estado. Esta preveía la supresión del juez de instrucción inamovible e independiente, para encomendar únicamente a la acusación, que depende del Ministerio de Justicia, la responsabilidad de realizar las investigaciones judiciales.

Si bien reconoce que “el juez puede ser excesivo, equivocarse, Sophie Clément criticó entonces, como otros magistrados, un proyecto de ley que podría cuestionar la independencia de la justicia. “Con el sistema propugnado por Nicolas Sarkozy no habría existido el asunto de la sangre contaminada, ni el asunto de los Elfos. Ya no existiría un partido civil, este procedimiento que dio lugar a la mayoría de los asuntos políticos y financieros. El Ministerio Público tendría que ser masoquista y esquizofrénico para iniciar procesos que puedan lesionar la razón de Estado”, dijo en ese momento, defendiendo un punto de vista compartido por otros jueces de instrucción que testifican en el mismo artículo.

Ante el clamor, la reforma fue finalmente abandonada antes de que finalizara el mandato de cinco años de Nicolas Sarkozy.

Además de su condena a tres años de prisión, incluido un año, el expresidente de la República fue privado, este miércoles, de sus derechos cívicos durante tres años. El recurso de casación anunciado por Nicolas Sarkozy suspende todas las decisiones del Tribunal de Apelación.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores La condena de Nicolas Sarkozy despierta asombro y expectación en el partido Les Républicains

El mundo