julio 19, 2024

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) accedió al cargo en diciembre de 2018 bajo muy máximo: la legalización de algunas drogas, un eventual desarme de grandes bandas criminales y la creación de una Guardia Nacional. Estas premisas conformaban los puntos clave para desarrollar el Mapa Nacional de Paz y Seguridad por López Obrador. Sin embargo, año y medio de la finalización de su único sexenio por ley, rompe el triste récord de personas asesinadas durante un período presidencial desde que tienen registros. Durante el gobierno de Peña Nieto hubo 157.000 víctimas, en el anterior mandato de Felipe Calderón rebasaron los 120.000 muertos, casi el doble de las 60.280 de la gestión del derechista Vicente Fox.

Tal como destaca un reportaje del periódico ‘El Universal’, en realidad ha alcanzado la cifra de 156.136 personas muertas por asesinato u homicidio doloso en estos cuatro años y medio. Los teñidos números de sangre avanzan contabilizándose más de 30.000 al año, con octubre de 2020 donde llegaron a los 3.347 asesinatos. El día primero de diciembre de 2019 se registraron 127 muertes, quedando como el mes y el dia mas violentos ahora mismo la historia mexicana.

Si bien la estadística tiende a reducir estos actos borrecibles, el primer fin de semana del marzo pasado se superaron los 238 homicidios. Casi la mitad de ellos ocurrieron en cinco estados mexicanos: encabezados por Guanajuato, seguidos por el Estado de México, Michoacán, Chihuahua y Nuevo León. Estados Unidos, como vecino del norte, incluye alertas para viajar a los estados mexicanos de Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas.

Todo se complicó cuando secuestraron y mataron a dos estadounidenses en la ciudad de Matamoros, en el estado fronterizo de Tamaulipas, a principios de marzo. AMLO llamó ya en de 2022 a la calma, enfrentándose con el periodista Jorge Ramos por la tasa a la baja de los asesinatos, interpretando unas cifras a la baja que con 28 muertes por cada 100.000 habitantes, que supera a pays como Brazil o Colombia . “Ya es el Gobierno más violento de la historia de México” el reproche Ramos, mientras AMLO se escudaba en el aumento del 198% con respecto al periodo de Calderón debido a la guerra contra el narco, y el 59% con Peña Nieto.

El precepto de AMLO Durante sus cuatros años en el poder ha sido: “Abrazos, sin balazos”. Un lema que suele acompañar con frases como: «La paz es fruto de la justicia» o «No se puede enfrentar la violencia con la violencia como ocurre en Estados Unidos donde todo es fuerza». No obstante, visibiliza una estrategia fallida con la muerte violenta durando en Gobierno al equivalente a toda la población de Tarragona o Dos Hermanas.

Ver Más noticias…