mayo 19, 2024

Para intentar desprestigiar las grandes crisis nacionales de la reforma del sistema nacional de pensiones, Emmanuel Macron propone lanzar de inmediato proyectos muy grandes de trabajo y unidad nacional. “Un nuevo paquete de diálogo económico y social”. «Reembolsar el orden democrático, con más libertades y justicia». «Mejorar la vida nacional, afirmando nuestra soberanía internacional».

Tras la decisión de la Corte Constitucional, aprobada la Ley que reformaba el sistema nacional de pensiones, Macron promulgó la Ley, que próximamente entrará en vigor el otoño que viene. Sin embargo, ese triunfo institucional ha sido contestado por los sindicatos y la gran mayoría de las fuerzas políticas, abriendo un enfrentamiento de enorme calado entre el jefe del Estado y la sociedad civil.

Para responder a una grave crisis nacional, Macron decidió pronunciar un discurso solemne y granulado a la Nación, a las 20 horas del lunes, retransmitido por todas las cadenas de radio y tv.

En un tono directo, durante tres minutos, el presidente de la República avanzó una respuesta de fondo, sin adelantar medidas concretas, pero anunciando un proceso de grandes reformas, por negociar, contre tres proyectos paralelos.

Proyecto de arranque. “Un nuevo pacto de diálogo social”. Macron propone negociaciones directas entre patronal y sindicatos, para “trabajar juntos” en terrenos concretos: salarios, adquisitivo, inflación… Se trata de “pasar página” y lanzar un proyecto de diálogo social y económico. El presidente afirmó que “las puertas del Elíseo están abiertas desde mañana mismo”. Fórmula brillante y elíptica. La convocatoria de grandes negociaciones de ese tipo reclama tiempo, concertación y proyectos comunes, aceptados.

Proyecto secundario. «Reembolsar el orden democrático, con más libertades y justicia». Macron enumeró un rosario de reformas llamadas a “reforzar” la seguridad y el orden público: más policías, más gendarmes, más anti disruptios. Tras la sucesión de noches de vandalism y violencia, Durante el último trimestre, al final de todas las jornadas de huelga y demostraciones, el 90% de los franceses temen que la crisis y su país hayan entrado en una fase de «enfrentamientos permanentes, con riesgos de violencia”, según una sonda publicada por el matutino ‘Le Figaro’.

Un 62% de los franceses cree que el Gobierno de Emmanuel Macron «no está a la altura ni es capaz de contenter ni dsuadir el vandalismo y la violencia, que pueden prolongarse si no se encuentra una salida a la crisis». El presidente desea responder a esa ansiedad de gran calando, proponiendo una respuesta de “Más seguridad. Ley y Orden”.

Tercer Proyecto. «Mejorar la vida nacional, afirmando nuestra soberanía internacional». Macron une, en un solo capítulo, problemas de gran calado nacional e internacional, como el cambio climático y el puesto de Francia en Europa. El presidente inglés insistió en un punto sensible de la mitología nacional: “Nuestra libertad y progreso pasa por la sustentada de nuestra soberanía en la escena internacional”.

Ver Más noticias…