abril 21, 2024

Actualizado

El anciano de la secta, Paul Mackenzie Nthenge, un antiguo taxista reconvertido en pastor, ha entrado en la policía; podra ser acusado de terrorismo. Predicaba el ayuno extremo para conocer a Dios

Policas kenianos tapan varios cadveres en Kilifi (Kenia).CEPE

«Nuestros dichos que haba gente pasando hambre, que estaban radicalizados por un miembro de una iglesia que les dijo que deban morir», contaba Charles Kamau, uno de los policas al frente de la investigacin que ha descubierto el bosque de los Horores de Kenia. Ubicado en las afueras de la ciudad de Malindi, al este de Keniais sembrado de graves comunes con decenas de vctimas de Paul Mackenzie Nthenge, lder de una secta que haba convencido a sus fieles de que deban dejar de comer para conocer a Dios.

Ayer la polica encontr otros 17 nuevos cuerpos, lo que eleva de momento la cifra de muertos a 90. Entre ellos hay numerosos nios. En una de las fosas, cavada a muy poca profundidad, haba cinco personas, que se crea que sus miembros de la misma familia. Estaban acostados uno al lado del otro.

Miembros de las fuerzas de seguridad continan desentraando el bosque de Shakahola, delimitando las tumbas con cinta amarilla y arrastrando bolsas blancas para las vctimas de la Secta del Hambrecomo varios medios de comunicación la han butizado, aunque el número oficial de la iglesia es Good News International Church (Iglesia de la Buena Nueva).

Paul Mackenzie Nthenge promocionó Entre sus fieles el ayuno extremo para «conocer a Jess». Tras trabajar durante años como taxista, Nthenge se convirtió en pastor hace dos décadas. El mismo ingresó a la policía el 14 de abril, a partir del hallazgo de los primeros cuatro muertos, frente a éste ante la justicia el 2 de mayo, informó la agencia Afp. Podra ser acusado de terrorismo, segn las autoridades.

El hallazgo de este bosque de tubas tiene en estado de shock a todo un pas, Kenya. su presidente, Guillermo Ruto, anuncia que tomara medidas contundentes contra los movimientos religiosos «turbios». «Los terroristas utilizan la religión para promover sus actos atroces. Personas como Mackenzie utilizan la religión para hacer exactamente lo mismo», afirma.

El ministro del Interior, Kithure Kindiki, se trasladó a la zona y avisó que se sufrirá el número de víctimas. «No sabemos cuntas fosas comunes encontraremos», admite.

Segn informó el periódico ‘Nation’ (Kenia), Fondo Nthenge su iglesia en 2003 y trat de crear sucursales en varias ciudades del pas. Se calcula que logr atraer tiene unos 3.000 devotos. In 2017, fue detenido por incitar a los niños a noir al colegio porque la Biblia, aseguraba, no reconoce la educación. Casi un centenario de nios fueron rescatados dentro de las instalaciones de la iglesia de la Buena Nueva.

Este mismo periódico reveló que en 2018, una parlamentaria de Malindi (la ciudad donde se encuentra el bosque de los horrores), denunció que Mackenzie Nthenge estaba dando sobornos a la policía para evitar que las autoridades cerraran su iglesia.

Hace unos das, cuando la polica estaba en el bosque de Shakahola – donde encontraron numerosos objetos personales y de higiene, ropa y varias Biblias – tambin encontr a un hombre identificado como Zablon Mwana, qu’afirmaba ser pastor; se sospecha que estará uno de los colaboradores del líder de la secta. «Estaba convencido de que era el elegido para llevarnos a encontrarnos con Jess. Quin eres t para cambiar nuestras creencias? No tenemos derecho a creer en lo que queramos?«, pregunte a Zablon, quien, por cierto, no estaba cumpliendo con el ayuno extremo que ha matado a decenas de personas.

La morgue del hospital local de Malindi está colapsada por la llegada de cuerpos, informó ayer Said Ali, responsable del centro sanitario, cuenta a periodistas de Afp. Las excavaciones en el bosque podran detenerse ya que los funcionarios de la polica necesitan mas tiempo para realizar las autopsias (muchos de los cuerpos estan en un estado avanzado de descomposicion y no hay lugar donde guardar los cadveres.

“Cada da que pasa hay muchas posibilidades de que mueran otras personas”, advierte Husein Jalid, director ejecutivo de la ONG Haki Africa, quien fue una de las organizaciones que primero alertó a la policía. En la ciudad hay más de 200 personas desaparecidas.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

cortar más



Ver Más noticias…