julio 15, 2024

jacques Ferrandez, naturalmente, no sospechaba, al publicar su primera cuadernos orientales, en 1987, que sólo completaría su saga argelina treinta y seis años después. Nacido en 1955 en una Argelia que sus padres abandonaron poco después, el diseñador de Niza sin duda tuvo una temprana pasión por su país natal. Pero es el soplo romántico de su fresco argelino lo que la empujó a publicar primero una serie de cinco álbumes sobre Argelia durante la colonización francesa, y luego otros cinco sobre la guerra de independencia. El ciclo se completa ahora con los dos volúmenes de su suites argelinasque sitúa el período de 1962 a 2019, el segundo y último volumen recién publicado por Ediciones Casterman.

La serie de «Cuadernos de Oriente»

Fernández abrió su Cuadernos de Oriente con el descubrimiento de Argelia por un pintor con el falso encanto de Delacroix que, habiéndose enamorado perdidamente de una bella Djemilah, atravesó el país para encontrarla, no sin antes aprender árabe y convertirse él mismo en árabe. El lector siguió a este Joseph/Youssef desde el sitio de Constantino, en 1837, hasta el campamento del Emir Abdelkader, entonces tanto en la lucha contra el invasor francés como contra los demás líderes árabes. Precedidos por Jean-Claude Carrière, Jules Roy, Benjamin Stora y Louis Gardel, los siguientes cuatro volúmenes de este ciclo se centraron cada uno en un momento crucial de la Argelia colonial: 1871 y la llegada de los comuneros exiliados en medio de la insurrección de la Cabilia; el comienzo del XXmi siglo de una infancia entre Beni Ounif y Mascara; 1930 y el centenario de la ocupación francesa; y finalmente 1954 antes del inicio de la lucha armada por el Frente de Liberación Nacional (FLN).

Ferrandez, sinceramente, prefirió dejarlo así, antes de embarcarse, en 2002, en un nuevo ciclo de cinco discos, cuya acción está marcada por las distintas fases de la guerra de Argelia. Al ubicarse en una cronología más concentrada, el autor, si bien ya había seguido a los personajes de un álbum a otro, esta vez integró una saga más densa, con sus intrigas, sus giros y sus secretos. El encanto del guión y las ilustraciones está servido por una rica documentación y una sólida investigación, a lo largo de numerosas estancias en Argelia y relaciones cada vez más confiadas con testigos de todos lados.

No sólo está ahí el éxito, sino también el cuadernos orientales también encuentran su audiencia en Argelia, tanto en francés como en una traducción local al árabe. El diario argelino El Watan Hola el » trabajo simplemente colosal por Jacques Fernández, quien «nos invitamos a desconfiar de la historia oficial, a mirar dentro de nosotros mismos, a confrontar nuestro pasado con sus partes sombrías».

Te queda el 44,15% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.