julio 15, 2024

Washington (CNN) — Rusia está desbaratando los sistemas de cohetes móviles de fabricación estadounidense en Ucrania con mayor frecuencia en los últimos meses, utilizando interferncias electrónicas para desviar su sistema de puntería guiada por GPS y hacher que los cohetes no alcanzarán sus objetivos, según dijeron a CNN varias personas informadas s sobre el asunto.

Los militares ucranianos, con la ayuda de Estados Unidos, han tenido que ingeniárselas para seguir utilizando el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad (HIMARS), que es quizás la pieza de armamento más venerada y temida en la lucha ucraniana.

Los sistemas de cohetes de medio alcance fueron aclamados como un cambio de juego en el conflicto y han desempeñado un papel clave desde el momento en que llegaron a Ucrania el verano pasado, incluso en la ofensiva del año pasado que permitió a Ucrania recuperar importantes franjas de territorio de Rusia.

Pero en los últimos meses, los sistemas se han vuelto cada vez menos eficaces por el bloque intensivo de los rusos, cinco fuentes estadounidenses, británicas y ucranianas dicen a CNN, obligando a los funcionarios estadounidenses y ucranianos a encontrar formas de ajustar el software loss HIMARS para contrarrestar los esfuerzos de la creciente interferencia rusa.

Según un funcionario del Pentágono, se trata de «un juego constante del gato y el ratón» en que hay que encontrar una contramedida a las interferencias para que luego los rusos contrarresten la. Y no está claro hasta qué punto este juego es sostenible a largo plazo.

Con una importante contraofensiva ucraniana que se espera que llegue pronto y la dependencia de Ucrania de los HIMARS, las soluciones son una prioridad más para que los tropos ucranianos puedan avanzar significativamente.

La impactante destrucción de un ruso lanzacohetes en Ucrania 0:44

“Una cosa es poder contener a los rusos donde están ahora mismo. Otra cosa es expulsarlos”, dijo a CNN el general de brigada retirado Steven Anderson. «Están atrincherados, llevan allí un año».

Ucrania necesita mantener «los HIMARS en el juego»

Los HIMARS «han sido extremadamente importantes», agregó. «Tienen que ser capaz de mantener esos HIMARS en el juego y seguir utilizándolos para poder realizar ataques efectivos profundos».

Ucrania recibió hasta la fecha 18 HIMARS estadounidenses y Estados Unidos compromete alrededor de 20 más. Otros asociados de la OTAN donaron 10 sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes, según el Departamento de Estado.

Los informes de rutina de la administración Biden de cientos de millones de dólares de ayuda militar para Ucrania, incluido uno este miércoles, incluyen municiones periódicas HIMARS, llamadas GMLR, como un main partida, aunque notablemente no revelan el número exacto.

Estados Unidos también ayudó a los ucranianos a localizar los inhibidores rusos y détruirlos, un esfuerzo de «alta prioridad», según un documento secreto del Pentágono que formaba parte de un tesoro supuestamente filtrado por el aviador Jack Teixeira.

«Seguiremos abogando/recomendando que esos inhibidores sean interrumpidos/destruidos», dice el documento, «en la mayor medida posible».

La interferencia del GPS puede afectar a otras municiones estadounidenses «inteligentes», como los proyectiles de artillería de precisión Excalibur que faltan en los proyectiles y las bombas lanzadas desde el aire denominados JDAM. El documento filtrado del Pentágono describe a JDAMS como particularmente susceptible a la interrupción.

Un funcionario estadounidense confirmó que Estados Unidos ha estado asesorando a los ucranianos sobre cómo identificar y destruir los inhibidores rusos, ya que hay un número limitado de formas de modificar los HIMARS y sus cohetes.

Un alto carguero del Pentágono sigue siendo importante por impacto de interferencia

Un alto funcionario del Pentágono siguió siendo importante ante el impacto de la interferencia y le dijo a CNN que las lunas de las fuerzas ucranianas desaparecieron 18 cohetes sin problemas, aproximadamente el ritmo diario de las últimas semanas. El funcionario negó comentar el impacto más amplio de la interferencia. Los HIMARS son fabricados por Lockheed Martin, que remitió las preguntas sobre las intervenciones al gobierno estadounidense.

La guerra electrónica se plantea en cabo por ambos bandos, tanto en primera línea como en segunda, cuando existe una intensa actividad de drones utilizados por la vigilancia y en colaboración con la artillería. El material también puede montarse sobre o alrededor de cualquier objetivo.

Según la ubicación y la intensidad de la interferencia, un cohete puede lanzarse con éxito y causar daños considerables. Además de la orientación por GPS, los cohetes cuentan con sistemas de navegación inercial que no suenan probables y siendo precisos, aunque no tanto como cuando se guían por coordenadas GPS.

La interferencia generalizada de Rusia también puede tener inconvenientes para sus propias fuerzas, ya que afecta su capacidad de comunicación y operación.

Pero incluso cuando funcionen, los HIMARS están perdiendo cada vez más objetivos, según una fuente ucraniana informada por operadores de drones en el frente.

Nueva contraofensiva puede definir el conflicto entre Rusia y Ucrania 4:26

Un piloto de dron en el lado este califica la interferencia de los móviles HIMARS como «significativa», según la fuente, algo que no había visto en su zona antes del pasado noviembre, varios meses después de que los HIMARS llegaran por primera vez a Ucrania a Principios de verano.

Otro operador de drones en la región sureña de Jersón confirmó a la fuente que la efectividad de los HIMARS se redujo drásticamente, al tiempo que descubre que siguen siendo muy necesarios y se sigue confiando en ellos, pero ya no son tan tan dominantes como antes.

Durante este caso, el sistema HIMARS ha sido el sistema de cohetes de mayor alcance con el que cuenta Ucrania, permitiendo a las tropas disparar hasta seis cohetes en rápida sucesión contra posiciones rusas situadas a distancia de hasta 80 kilómetros. Con una precisión de unos 3 metros, las ojivas de 200 libras han derribado centros logísticos, depósitos de munición, puestos de comando y nodos de comunicación, entre otros objetos.

En febrero, Ucrania utilizó unos 9.500 cohetes HIMARS, según una actualización diaria reseñada por CNN.

Constantes ajustadas

Un estadounidense funcionario conoció con las soluciones provisionales dijo que incluyen actualizaciones del software tanto del sistema de puntería como de los cohetes.

El alto funcionario del Pentágono lo describió como «adjusts constants so that sigan siendo eficaz», y agregó que habían realizado actualizaciones esta misma semana.

«If sus intervencias son cada vez más aumentars, las contramedidas también deben serlo», coincidió un funcionario británico.

El uso de la guerra electrónica por parte de Rusia no ha sido tan generalizado como se esperaba cuando Rusia invadió por primera vez el país, pero llevan utilizándola desde el principio de la guerra. Es una parte rutinaria de la guerra moderna que puede ser difícil y fácil de implementar. Se espera, así, que la atención se centre en las formas de «diluir» el impacto, dijo el funcionario.

Pero con las unidades rusas en gran parte estancadas en las líneas del frente ucraniano y atascadas en posiciones defensivas, las fuerzas rusas han hecho un uso cada vez mayor de sus sistemas de interferncia para contrarrestar los HIMARS, dijeron las fuentes.

Un problema separado pero relacionado para Ucrania es que los rusos están deplazando parte de su equipo más atrás y fuera del alcance de los sistemas HIMARS, que tienen un alcance de unos 80 kilómetros.

Aunque los Sistemas de Cohetes son capaces de Disparar Misiles de Mayor Alcance Denominados ATACM si Rusia los considera una provocación.

El funcionario británico reconoció que, tan pronto como se introdujo por primera vez, los HIMARS, los requisitos, la formación y los equipos complementarios han cambiado a medida que han evolucionado las interferencias electrónicas de Rusia.

«L’interference es como el tiempo o el terreno, es algo que ocurre y con lo que hay que lidiar», dijo el funcionario. Aun así, agregó, el HIMARS sigue siendo una «pieza de gran utilidad».

Oren Liebermann de CNN contribuyó con la noticia.

Ver Más noticias…