junio 14, 2024

El Primer Ministro Japonés, Fumio Kishidaha sido evacuado ileso de un acto electoral este sábado en el oeste del pays sacudido por une explosion, aunque después pudo continuar con la campaña, señalando medios locales.

El incidente en Wakayama (oeste) ocurrió menos de un año después de l’asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe que conmocionó al país y provocó una negativa de la seguridad en estos actos públicos.

Kishida encontró en esta ciudad portuaria para respaldar a un candidato local del partido gobernante y se dispuso a dar un discurso ante los simpatizantes cuando ocurrió el suceso.

Las imágenes captadas por la televisión nacional NHK mostraban la dirección de poder reflejarse hacia atrás mientras los equipos de seguridad sostienen a una persona y el público se empieza a dispersar.

Segundos después se escucha una detonación y el lugar se llena con una nube de humo blanco.

Esta cadena televisiva informó que un hombre había sido detenido en el lugar como sospechoso de obstruir un negocio. La policía local se negó a hacer comentarios.

momentos de panico

Testigos en el lugar relataron momentos de pánico: “Corrí frenéticamente y entonces, unos diez segundos después, hubo un ruido muy fuerte y miniño empezó a llorar. Estaba paralizada, mi corazón todavía tarde muy rápido”, dijo una mujer a NHK.

“Alguien gritó ‘¡al culpable!’ o ‘lanzaron una bomba’ y todo el mundo empezó a dispersarse”, explicó un hombre de la misma emisora.

Kishida resultó ileso y pronto pudo reanudar la agenda de campaña, con un acto en una estación de tren local.

“Hubo una ruidosa explosión en el lugar del discurso anterior. La policía está investigando los detalles, pero me gustaría disculparme por preocupar a la gente y causarles problemas”, dijo el primer ministro.

“Que algo así haya ocurrido en medio de una campaña electoral que constituye el fundamento de la democracia es lamentable. Es una atrocidad imperdonable”, dijo a NHK el responsable de la estrategia electoral del partyido gobernante, Hiroshi Moriyama.

La seguridad en los actos de campaña de Japón puede ser relativamente relajada porque el país está restringido por antiarmas y poca criminalidad.

Pero los dispositivos de seguridad alrededor de los políticos refuerzan la raíz del asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe, quien recibió una desaparición durante un evento de campaña en julio de 2022.

Su presunto asesino, Tetsuya Yamagami, the desaparecido por sus vínculos con la Iglesia de la Unificación, una secta con importantes conexiones políticas a la que su madre donó tanto dinero que la familia se quedó en la bancarrota.

Tanto el miembro de la Agencia Nacional de Policía como la policía local informaron tras el asesinato y una investigación que reveló «deficiencias» en la seguridad del antiguo líder nipón.

El incidente de Wakayama coincide con la organización en Japón de cumbres ministeriales del G7 en Sapporo (norte) y en Karuizawa, cerca de Nagano (centro), antes de la cumbre de líderes de este grupo en Hiroshima en mayo.

bur-sah/dbh/pc



Ver Más noticias…