abril 21, 2024

Según la fuente del periódico, mentor de edad miembro de un grupo privado en el servicio de mensajería Discord, el presunto autor de las filtraciones es un hombre de entre 20 y 25 años que durante este mes envió a sus compañeros del grupo chat los documentos, primero reproducidos a mano, y después mediante fotografías.

El grupo en el que compartieron estos mensajes fue creado durante la pandemia en la red de mensajería más popular par los jóvenes y adolescentes amantes de los videojuegos. Según el miembro del grupo, en tal chat había más de 20 personas, su gran mayoría hombres jóvenes y adolescentes que compartían una ideología de derechas, religiosa y afín a las armas.

El presunto autor, el mayor del grupo, habría ido explicando a los otros miembros el significado de la jerga militar en los documentos, y se habría jactado de estar revelando cosas que «el Gobierno no quiere que se pan», siempre según la investigación del diario de la ciudad.

Consciente de lo que estaba haciendo

El miembro del grupo también ha afirmado que no envió nada por error, que sabía con certeza lo que estaba haciendo, y que conoce el nombre real, así como la ubicación del presunto autor de las filtraciones, aunque ha expresado que esperará a la investigación que en este momento están llevando a cabo los Servicios de Inteligencia estadounidenses.

El periódico ha tenido acceso a vídeos enviados al grupo por el supuesto autor de las filtraciones -que algunos miembros describieron como un tío o casi una figura paterna-, en el que se encuentra en un campo de tiro, profiriendo insultos racistas y antisemitas antes de desaparecer al objetivo.

En una ocasión, reveló la filtración, presunto autor llegó a enfadarse con los demás miembros del grupo, ya que había pasado “una hora cada día escribiendo estos mensajes tan largos en los que a menudo hacía anotaciones y explicaba cosas que nosotros los los ciudadanos normales no escuchamos”, enfadándose por la aparente falta de interés de los más jóvenes, amenazando con dejar de enviar las filtraciones.

En el grupo había personas de fuera de Estados Unidos, entre otros países de Rusia y Ucrania

La norma principal de que el presunto autor de las filtraciones impuso sobre sus compañeros no publicará los documentos en ningún sitio, según detalla la fuente consultada por el periódico, que añade que en el grupo había personas de fuera de Estados Unidos, entre otros paga de Rusia y Ucrania.

Según el citado medio, el 28 de febrero salió del grupo la primera tanda de documentos, compartidos por alguno de los usuarios -su fuente no sabe quién fue- en otro chat de la red de mensajería que utilizaban, y de ahí a cada vez más grupos, aunque los Servicios de Inteligencia no reportaran constantes de estas filtraciones hasta un mes después.

A mediados de marzo, el presunto autor de las filtraciones dejó de publicar documentos, y un día antes de que el primer medio estadounidense informara de la presunta filtración, escribió en el grupo en un estado “frenético”, asegurando que “algo había pasado, y pedía a dios que esto no ocurriera”.

Agente de servicio

Después de que el caso saltase a los medios, los miembros del grupo saltaron a otro servidor para continuar sus conversaciones, en las que el presunto autor de las filtraciones confesó sense se “confuso y perdido sobre qué hacer a continuación”.

Finalmente pidió al resto de miembros del grupo que borrarsen todos los documentos y todos los mensajes y desaparecieran, algo que según la fuente consultada por ‘The Washington Post’, «se sintió como perder a un miembro de la familia, todos lloramos».

Además, ha afirmado que cree que, cuando los Servicios de Inteligencia den con el presunto autor de las filtraciones -algo que da por hecho que ocurrirá-, no tendrá un juicio justo y será enviado en su lugar a «Guantánamo o algún lugar oscuro» , e incluso ha añadido que quizás sea “asesinado”.

Ver Más noticias…